site stats
Lunes a Domingo de 19:00 a 21:00
BLOG: Siempre Contigo
Raquel Levinstein
Raquel Levinstein
Especialista en Psicología Cuántica y del Espíritu
Abril 4, 2017

Despertar
Publicado: Abril 4, 2017

Despertar es construir una nueva conciencia, una nueva actitud. ¿Una nueva y diferente vida? ¡Claro que lo deseo, claro que lo quiero lograr! Forjar una vida diferente, un mundo, un México mejor. Quiero rescatar mis valores más encumbrados, unir a mi familia, decir te amo, descubrir quién soy. Pero hay dolor en el alma; los intentos fallidos, las tantas y repetidas caídas, las tantas veces que me he puesto de pie me hacen dudar. Hay miedo, vacío inmenso, soledad. Hay culpa, máscaras de autoengaño, resentimiento, amargura, neurosis, depresión, apegos a la materia, a las personas y a las cosas.

Y, además, ¿cómo despertar? Cuando una historia de humanidad doliente me habla de fracasos, de guerras, de violencia y agresión. ¿Cómo forjar una vida diferente cuando soy víctima y victimario de la injusticia, cuando a diario acontecen cosas que no entiendo, cuando surgen del alma mil por qués?

Palabra que quiero cambiar, palabra que quiero vivir feliz, dar lo mejor de mí, pero hay miedo, mucho miedo al rechazo, a no ser querido, a no sentirme importante, a no poder lograr lo que quiero. A no realizar mis sueños; tengo miedo de ponerme de pie para evitar una nueva caída, pero una voz silenciosa que habla desde lo más profundo del corazón me dice: “Despierta, despierta ya de ese sueño de inconsciencia; todo lo que tus ojos ven no es más que materia con su comportamiento particular, caótico y destructivo. Pero tú recuerda siempre que: “Eres la Criatura más Amada de Dios”. Una amalgama perfecta de cuerpo y espíritu, de nada y eternidad. No tengas temor; a lo único que hay que temer es al miedo, mismo que se presenta ante ti con diagnósticos fatales, con amenazas y rumores. Aprende a volar con las alas de la mente y la fuerza del espíritu. Aprende a invitar a Dios a tu vida, a sentirle en lo pequeño y en lo grande, en un despertar, en un amanecer. Y en el sueño plácido, en un anochecer. Aprende a percibirle en el aroma de las flores, en su color, en el canto de las aves y en el viento que acaricia tu rostro; descubre que no caminas solo, que junto a ti camina siempre, siempre Dios. Nueva conciencia; despertar no solamente con ojos de materia, sino con ojos de espíritu que te invitan a ver lo bueno, a ver en cada ser humano lo mejor, aunque la materia diga lo contrario. Nueva conciencia; despertar a la vida, despertar a tu ayer para aprender de él; despertar a la presencia de Dios en tu corazón.

¡COMPÁRTELO!